An unforgettable place ...

Spirituality

The spiritual path is a personal decision, something beyond knowledge. It is acquired reading and conducting research-an internal discovery that accelerates or slows as the events of our lives unfold. Did you know that spirituality is one of the simple practices for humans? All you need is to define your personal concept of spirituality and everything will just start flowing, gradually changing our lifestyle and we will start practicing various disciplines and exercises like yoga, meditation, breathing, healthy food, etc. Many of the people who visit us take Finca Exotica Eco Lodge as part of the start of this new and full of surprises pathway. The nature, peace, and exuberance of our eco lodge, coupled with the beauty of our Carate beach paradise, Finca Exotica has been the chosen place chosen for many on their first retreat and have experienced the beginnings of great awakening of the Inner Self. I have devoted myself during several days to read different articles on this topic and I found that the definitions written by Alejandro Rozitchner in an article for The Nation Argentina are pretty good and so would like to share them:

Spirituality is the full approval of life and the sustained affirmation of existence. There can be different ways of responding to this question. The author of this note tries to contribute ideas and of course other variables. Since spirituality can be conceived as a form of love, the spiritual world integrates many visions. The term also supports many uses. You may suggest religion, sublime feelings, elevated, quiet music, meditation, peace, temples, Orientalism. They are legitimate associations, but the sense of spirituality to which I refer in the first sentence of this article has a distinct character. If spirituality is supreme love, say, love for all, there would be more spiritual peace than war, meditation, religion that allows alcohol intoxication, abstinence of the sexual encounter.

Spirituality has to do with the full sense, with elevated views, but that fullness calls for an approach that while it has it´s difficult, it does not support the cultivation of objection and blame that usually characterizes many postures that are putting down roots in the field of spirituality looking for purity impossible. It is easy to misunderstand purity because purity does not mean necessarily denial or withdrawal of us, but understanding of high, transcendent nature of us. Yes, spirituality is difficult, but it is because it is a difficult affirmation of life. Generally it means accepting not ruling out the negative aspects, understanding global phenomenon and capturing its necessity and value. If you try the trick of discarding, ie, intent to leave out what does not satisfy us, that cut also an inability to accept reality. Spirituality is a fully integrated reality, accepting even to the point of constituting a challenge that is not easy to answer. Spiritual is seeing beyond the individual defensive existential position divisions. Spirituality does not expect or want a peaceful world without problems, ie a unrealistic and impossible world, it is rather to accept the value of this indomitable complexity in which we live helplessly, come to feel a love for all, claiming even the most difficult parts. Spirituality is being able to be here as full of meaning that eliminates the need to transform into a ghost and aspire to a disembodied afterlife. Spirituality is not overcoming the body, sensuality, the vehemence of the desire. It is precisely that which is spiritual body, both it´s perfect behavior and problems.

Nature rumbles from the big bang in an inexplicable supernatural experience, which puts us in a constantly lysergic and incomprehensible existence. That acceptance of the irrational, the realization that there is a limit for the explanation of phenomena and that even so life is wonderful and not becomes meaningless, it is what I think sums up the spiritual position. It is a capacity here and now, not a constant want. It does not seem correct to characterize the spirituality based on the rejection that is often described: is not spiritual being against consumerism, of frivolity, of the violence of modern life. This critical position, unhappy, embodies a vision slightly elevated existence, expresses an inability to live longer than the aspiration to a higher life, it is typical of a small look, unhappy, locked, pouty, scared. Spirituality is power, power that assumes that embodies everything. God does not lack, to be spiritual. God regulates and lowers the possibility of giving us an insurgent and claimed life. In the words of Zarathustra: «When you’ve denied me, I will be among you». Breathing and stillness can be successful to acquire the perspective that we need for spirituality. Spirituality is to realize that the truth is everywhere. The value of spirituality is defined as a way to search for personal growth, which exceeds the usual look of reproach and dissatisfaction with the existence and transforms it into a position of acceptance, understanding, development and content. Acceptance, surprise, meeting, wonder of living and being that which has no explanation but it is consistent and makes sense. The contribution of spirituality is to place ourselves at the center of life conceived as an adventure and not a problem, as an uncertain possibility, challenging and extraordinary, that makes us suffer and enjoy and see that we know what extraordinary reality we really are in. Finca Exotica is the perfect place for you to perform your first personal retreat, visit and enjoy the silence within our yoga platform, delight your palate with our delicious organic food, and walk by our trails within the property, where the singing of birds and sightings of different species of animals, you will definitely feel close with the nature. Let your eyes be filled with the colors of the sky at sunset and relax in one of our hammocks in our beach area, where the sound of the blue sea ​​will make your experience something simply unforgettable.

Start your adventure by visiting our website: http://fincaexotica.com/

We are waiting for you!

An unforgettable place ...

La importancia de realizar un retiro espiritual

El camino espiritual es una decisión personal, algo más allá de un conocimiento adquirido con lecturas e investigación, es un descubrimiento interno que se acelera o desacelera según los acontecimientos de nuestras vidas pero que una vez iniciado el camino, estará siempre presente. ¿Sabía usted que la espiritualidad es una de las practicas más sencillas para el ser humano? Todo lo que usted necesita es definir su concepto personal de espiritualidad y de ahí ya todo va fluyendo con solo empezar a cambiar poco a poco nuestro estilo de vida e iniciar la práctica de diversas disciplinas y ejercicios como yoga, meditación, respiración, comida sana, etc.

Muchas de las personas que nos visitan, toman a Finca Exótica Eco Lodge como parte de su iniciar en este camino nuevo y lleno de sorpresas. La naturaleza, paz, y exuberancia de nuestro eco- lodge, aunado a la belleza de nuestra paradisiaca Playa Carate, han hecho de Finca Exótica el lugar escogido por muchos para realizar su primer retiro espiritual y han experimentado los inicios del maravilloso despertar del Ser Interno. Pero antes que todo, es importante en este apartado de los retiros espirituales iniciar con una breve y sencilla descripción, que es espiritualidad y su importancia en la vida de cada ser humano. Por esta razón, me aboque durante varios días a leer diferentes artículos y definiciones sobre este tema encontrando bastante acertada la opinión del escritor Alejandro Rozitchner en un artículo para La Nación Argentina el cual les comparto:

¿Qué es la espiritualidad?

La espiritualidad es la aprobación total de la vida, la aprobación completa, la afirmación sostenida de la existencia. Caben distintos modos de responder a esta pregunta. El autor de esta nota dará la suya, intentando aportar ideas y respetando, claro está, otras variables. Dado que la espiritualidad puede ser concebida como una forma del amor, lo espiritual sería, en el tratamiento del tema, integrar visiones más que volverse loco invalidando otras. Espiritual lleno de odio denunciando a otros espirituales como falsos es espiritual sospechoso.

El término admite además muchos usos. Puede sugerir religiosidad, sentimientos sublimes, elevación, música tranquila, meditación, paz, templos, orientalismos. Son asociaciones legítimas, pero el sentido de espiritualidad al que aludo en la primera frase de este artículo tiene un carácter distinto. Si la espiritualidad es el amor supremo, digamos, el amor por todo, no sería más espiritual la paz que la guerra, la meditación que el rugby, la religión que la embriaguez etílica, la abstinencia que el encuentro sexual.

La espiritualidad tiene que ver con el sentido pleno, con la visión elevada, pero esa plenitud y esa elevación convocan a una perspectiva que, si bien tiene su dificultad, no admite el cultivo del reparo, la objeción y el reproche que suele caracterizar a muchos planteos que se afincan en el campo de la espiritualidad buscando una pureza imposible. O una pureza mal comprendida, ya que pureza no significa necesariamente negación o alejamiento de la animalidad que somos, sino comprensión del carácter trascendente, elevado, de esa animalidad.

Sí, es difícil la espiritualidad, pero lo es porque es difícil la afirmación de la vida.

Implica aceptarla de manera general, no descartar sus aspectos negativos, entender el fenómeno global y captar su necesidad y su valor. Si uno intenta el truco del descarte, es decir, la intención de dejar afuera lo que no nos colma o gusta, ese recorte supone también una incapacidad para la aceptación de lo real. Espiritualidad no es realidad recortada, es realidad plena y asumida, totalmente integrada, aceptada incluso al punto de constituir un desafío al que no resulta fácil responder. Espiritual es ver más allá de las divisiones propias de la posición existencial defensiva: esto no, aquello tampoco, lo otro de más allá menos. De tanto no querer partes, al final no queda nada. El mundo fue vaciado de sentido y el supuesto espiritual tiene que concebir una realidad imaginaria, inaccesible, en la que nunca nadie podrá vivir, porque no existe.

Espiritualidad no es esperar o desear un mundo en paz y sin problemas, o sea un mundo irreal e imposible, es más bien aceptar el valor de esta complejidad indomable en la que vivimos sin poder evitarlo, llegar a sentir un amor por el todo que reivindica aun las partes más difíciles. Espiritual es ser capaz de un más acá tan inmenso y cargado de sentido que elimina la necesidad de transformarse en fantasma y aspirar a un más allá sin cuerpo.

Espiritualidad no es superación del cuerpo, de la sensualidad, de la vehemencia del deseo. Es precisamente ese cuerpo el que es espiritual, su comportamiento perfecto y problemático, su despelotado rumbo, su sobrenatural forma de ser sólo naturaleza. Es esa naturaleza la que, asumida, querida, plenamente abarcada, es espiritual. Es esa naturaleza la que retumba desde el big bang en una experiencia inexplicable y sobrenatural, la que nos coloca en una existencia constantemente lisérgica e incomprensible. Esa aceptación de lo irracional, esa comprensión de que hay un límite para la explicación de los fenómenos y de que así y todo la vida es maravillosa y no pierde sentido, es lo que me parece resume la posición espiritual. Se trata de una capacidad de aquí y ahora, no de un constante querer allí y antes o después.

No me parece correcto caracterizar la espiritualidad en función del rechazo que suele describir: no es espiritual estar en contra del consumismo, de la frivolidad, de la violencia, de la vida moderna. Esa posición crítica, descontenta, encarna una visión poco elevada de la existencia, expresa una incapacidad de vivir más que la aspiración a una vida superior, es propia de una mirada pequeña, descontenta, encerrada, enfurruñada, asustada. Espiritualidad es potencia, potencia tal que todo lo asume y lo encarna. Si hay vida superior está acá, junto a nosotros, en nosotros, es la vida cotidiana y corriente asumida como vida completa, apreciada, integrada.

No hace falta tampoco dios, para ser espiritual. Algunos opinan, y estoy de acuerdo, que toda versión de Dios en realidad limita esta captación llena de sentido. Que Dios regula y recorta la posibilidad de darnos a una vida insurgente y reivindicada. Lo mismo diríamos de todo gurú, y los buenos gurúes lo saben y lo dicen: no soy yo el que importa. Te servís de mí, al adorarme, como un paso a una autonomía que todavía no lograste y que te va a dar finalmente la posibilidad de esa afirmación que nuestro silencio busca. En palabras de Zaratustra: «Cuando hayas renegado de mí, estaré entre vosotros».

O sea: para ser espiritual no hay un camino único, pautado. No hace falta hablar de espiritualidad ni meditar ni hablar pausado. No hay que escuchar voces trémulas ni teclados con cámara. Hay tanta espiritualidad en Led Zeppelin como en Enya, en el desborde del jazz como en el canto gregoriano o en el chamamé. Tampoco está contraindicada la música quietista, depende de uno. La respiración y la quietud concentrada pueden resultar recursos acertados para adquirir la perspectiva que nos hace ver, pero se trata tanto de pájaros y de flores como de asfalto y antibióticos, de la orilla del mar en el crepúsculo como del boliche del sábado a la noche o del asado con amigos. Espiritual es darse cuenta de que la verdad está en todas partes.

Lo valioso de la espiritualidad es que se define como un camino de búsqueda y crecimiento personal, que supera la habitual mirada de reproche y descontento frente a la existencia y la transforma en una posición de aceptación, comprensión, desarrollo y contento. En ese camino aparece alguien, ese es uno. Ese uno no debe fingir temblores, puede aceptarse en su especificidad contradictoria, entender que la trascendencia no proviene de aspirar a otro mundo sino de estar plena y tranquilamente (o no tan tranquilamente cuando tocan vicisitudes) en este.

La espiritualidad es la visión afirmativa plena y cada uno puede hacer su recorrido para llegar a ese punto de renacimiento en donde a su existencia ya dada suma la asunción y la mirada que reivindica todo, aun lo difícil, lo no querido, lo problemático del vivir como parte del valor increíblemente grande de la insólita vida de la que participamos. Aceptación, sorpresa, encuentro, maravilla de vivir y ser lo que no tiene explicación pero es consistente y hace sentido.

El aporte de la espiritualidad es el de situarnos en el eje de la vida concebida como una aventura y no como un problema, como una posibilidad incierta, desafiante y extraordinaria, que nos hace padecer y disfrutar y que la sabe ver como lo extraordinaria realidad que es.

La clave para esta visión me la dio el zen y también Nietzsche, que hablando de tradiciones indias explica que los más espirituales son aquellos cuyo instinto dice sí, los más fuertes, los que sienten de manera espontánea «el mundo es perfecto». Sí, es difícil, es raro. No neguemos lo que esta oleada espiritual nos ayuda a pensar y a elaborar.

Finca Exótica es el lugar ideal para que realice usted su primer retiro espiritual personal, visítenos y disfrute del silencio interior en nuestra plataforma de yoga, deleite su paladar con nuestra exquisita comida orgánica, y camine por nuestros senderos dentro de la propiedad, donde el cantar de las aves y el avistamientos de distintas especies de animales, le harán sentirse en relación estrecha con la naturaleza, deje que sus ojos se llenen de los colores del cielo en los atardeceres y relájese en una de nuestras hamacas en nuestra área de playa, donde el sonido del mar y sus colores azul – turquesa harán de su experiencia en Finca Exótica algo sencillamente inolvidable.

Inicie su aventura visitando nuestra página web: http://fincaexotica.com/

¡Les esperamos!

SUBIR
X